El museo Picasso de Barcelona es una referencia clave para entender los años de formación de Pablo Picasso. El genio del joven artista se revela a través de las 4.251 obras que componen la colección permanente. Además, el museo Picasso, inaugurado en 1963, también revela su profunda relación con Barcelona: una relación íntima y sólida que se forjó en su adolescencia y juventud, y que continuó hasta su muerte.

El Museo Picasso de Barcelona

El museo Picasso es muy rico en cuanto a la obra de los años de formación en la vida del artista; es prácticamente exhaustivo hasta el Período Azul. El Museo también alberga una importante representación de obras de 1917, y la serie Las Meninas (1957), así como una amplia colección de grabados.

Origen del museo

El Museo Picasso de Barcelona es quizás el ejemplo más obvio de los lazos emocionales del artista con la ciudad.

Creado por deseo expreso de Picasso, fue el resultado de los esfuerzos y voluntades conjuntas de un grupo de personas: en primer lugar Jaume Sabartés, secretario personal y amigo íntimo de Picasso, pero también la esposa del artista, Jacqueline, la sociedad barcelonesa que admiraba mucho a Picasso, y el Ayuntamiento de Barcelona, que en el apogeo del régimen franquista actuó con la discreción necesaria para hacer realidad el sueño del artista de un museo monográfico en su querida ciudad.

Picasso y Barcelona

Nacido en Málaga, Picasso y su familia se trasladaron a Barcelona en 1895, cuando tenía casi catorce años, y donde viviría hasta 1904. Estos nueve años fueron los años de su formación académica, su adolescencia y la formación de su carácter.

También marcaron el primer paso de su desarrollo artístico en una ciudad inmersa en un denso clima intelectual, en un contexto de luchas ideológicas y sociales.

El artista vivió en el casco antiguo de la ciudad, en el barrio de la Ribera y sus alrededores.

Durante esos años, Picasso estableció un círculo de artistas y amigos a los que permanecería siempre cercano y reforzaría sus lazos con la ciudad.

En 1960, por deseo expreso del propio Picasso, Jaume Sabartés propuso al Ayuntamiento de Barcelona la creación de un museo dedicado a la obra del artista. En 1963, el museo ya era una realidad y abrió sus puertas en el gótico Palau Aguilar situado en el número 15 de la calle Montcada.

La colección del museo en ese momento estaba formada por la colección personal de Sabartés y las obras de Picasso de los Museos de Arte de Barcelona (básicamente, Arlequín, donado por el artista en 1919, la Colección Plandiura, adquirida en 1932, el legado de dibujos realizados por el coleccionista Lluís Garriga i Roig, la serie de grabados para las Metamorfosis de Ovidio y varias litografías y carteles).

Obras destacadas del museo

Son muchas las pinturas que se podrían destacar del artista, Arlequín sería una de ellas, un personaje que prácticamente lo convierte en símbolo personal, ya que aparece en varias de sus obras.

Destaca también Ciencia y caridad, lienzo pintado cuando apenas contaba con 15 años de edad.

La imagen superior que acompaña este artículo pertenece a la colección Las Meninas, una interpretación de la pintura de Velázquez, de la que realizó una serie durante cinco meses y de la que, a pesar de los cambios que realiza Picasso, el espacio y la perspectiva se mantienen para hacer reconocible la obra de Velázquez.

Dirección y horario del Museo Picasso

Abierto de martes a domingo, de 11h. a 21h. Los lunes permanece cerrado.
Entrada gratuita el primer domingo de cada mes.
El museo está ubicado en el carrer Montcada 15-23 de Barcelona.
Se puede acceder con sillas de ruedas y hay disponibles gratuitamente en caso de necesitarse.